ANUNCIO

lunes, 2 de noviembre de 2009

CURANDERAS O BRUJAS

Durante la Edad Media, más de un millón de mujeres fueron quemadas por brujas, por dedicarse, gran parte de ellas, al ejercicios de curar a sus semejantes.

En las culturas comunitarias campesinas, la posición de la mujer era de gran prestigio; representaba no sólo el centro de familia por su función en hábito doméstico, no sólo participaba en la producción y administración de los bienes, sino que se ocupaba además de la asistencia médica.

En la antigua Grecia se recurría a las sibilas para que aconsejaran cómo combatir las grandes epidemias. Paracelso afirmó en 1527 que todo lo que sabía de medicina popular lo había aprendido de las buenas mujeres. Sucedió en Italia en el medioevo y mas tarde, a partir del siglo XIII, cuando también se las llamó curanderas , o brujas y muchas de ellas terminaron en la hoguera. El motivo era social y económico.

Lo dicen Ehrenreich y English: en el siglo XIII se produjo un renacimiento de los estudios médicos, debido al contacto con el mundo árabe. Hicieron su aparicien los primeros cursos de medicina en las universidades de Alemania, Francia e Italia. Eran cada vez mas los jóvenes acomodados a aprender la nueva ciencia.

Luisa Murano se refiere al paso de la medicina popular a la medicina oficial (académica) al comenzar la edad moderna.

Las mujeres que curaban empezaron entonces a ser reprimidas,porque encarnaban una suma de conocmiento y de cultura independiente – popular – empirica – que molestaba al régimen. El régimen intervenía y las reprimía porque necesitaba el oscurantismo, para imponer y perpetuar la servidumbre de la gleba y el papel exclusivamente reproductor de la mujer en la sociedad.

El médico académico no tocaba el cuerpo enfermo. Es mas, debía ser acompañado. Por un sacerdote. La curandera o bella donna, palpaba carnes enfermas, entablillaba huesos rotos, hacia venir al mundo a la criaturas, eran dos concepciones en conflictos. Esa es la base de la caza de brujas.

La mujer por su misma actividad campesina está ausente en los archivos.

Para Joyce Lussu, la caza de brujas indica un punto del paso de la estructura social en la que la mujer tenía un papel importante en la sociedad.

El régimen cazó y quemó brujas desde el final del medioevo hasta el comienzo de la revolución industrial. Esta cacería duró casi 4 siglos.

La imagen de la bruja, generalmente vieja y desdentada, que todavia impresiona en algunas comunidades campesinas atrasadas de europa, corresponde a la campesina anciana de la etapa comunitaria. Con los años y la pérdida de fuerzas, la campesina abandonaba las tareas mas pesadas del campo y se dedicaba a coger hierbas y a preparar medicinas para la comunidad.

El régimen imperante desde los siglos XIII al XVIII, a través del oscurantismo de la iglesia, con la ayuda del cura de aldea que aparece como verdadero satanas perseguidor de la cultura popular, se encarga de construir la figura de la bruja que ha llegado hasta nuestros días, aliada del demonio y sembradora de males.

Ehrenreich y English sostienen que muchas de la hierbas curativas descubiertas por las brujas forman parte de la moderna farmacología. Disponían de analgésicos, digestivos y calmantes. Utilizaban una variadad de centeno para acelerar el parto, cuando la iglesia consideraba los dolores del parto como castigo divino por el pecado original de eva. Continuará

2 comentarios:

  1. Por Dios. No puedo creer que ya nadie sigue escribiendo aquí. Necesito más historias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las brujas, curanderas desde la más remota historia, seguían siendo sacerdotisas de cultos animistas paganos. Eran mujeres libres, a la vez que matriarcas en su familia y comunidad, conocedoras de remedios y hierbas medicinales que algunas han pasado a la farmacopea moderna, y otros remedios gracias a la inquisición perdidos para siempre.
      Fueron demonizadas por libres, por molestas para una fe de ignorancia, propia de la época.
      El Aker, macho de la cabra, que supuestamente adoraban en el Larre, prado o pastizal, solo simbolizaba la fecundidad masculina, el larre un lugar donde celebrar la fiesta.
      Esto llegó hasta nuestras abuelas, como parteras y curanderas sobre todo en el mundo rural.
      A la memoria de mi bisabuela

      Eliminar